Night view of Prague - river Vltava, Gradchany, St. Vitus's cathedral

Visitando Praga

Praga, en el corazón de Europa, es una de las ciudades más bonitas del mundo. Es la capital de la República Checa y de la región de Bohemia, ideal para hacer una romántica escapada de un par de días. Y descubrir por qué dicen de ella que visitarla es como introducirse en un cuento de hadas, callejeando y disfrutando de sus rincones especiales. Que no sólo hemos de pensar en “escapadas para San Valentín”!

El río Moldava atraviesa Praga (es incluso más caudaloso que el río Elba, todo y ser un afluente del mismo). Desde 1992 el casco antiguo de la ciudad es Patrimonio de la Humanidad, por su belleza y por su patrimonio histórico. Praga es una de las 20 ciudades más visitadas del mundo.

Hay cientos de cosas para ver en Praga, pero voy intentar nombrar algunas de las imprescindibles. Por ejemplo, nada más llegar, lo mejor es aventurarse por el corazón de la Ciudad Vieja y perderse por sus calles. En la Plaza, os encontraréis con el Reloj Astronómico, la iglesia de Týn y el Ayuntamiento.

Hay que dedicar un tiempo para visitar el Castillo de Praga, la bonita calle del Callejón de Oro, la Plaza Malá Strana y la iglesia de San Nicolás. Desde Malá Strana se llega al Puente de Carlos, el más bonito de la ciudad y uno de los más famosos del mundo.

Aparte de las zonas monumentales, también se puede pasear por zonas más tranquilas como Kampa o la zona más moderna en el bulevar de la Plaza de San Wenceslao.

También encontrarás una amplia oferta de paseos en barco para conocer la ciudad desde el río Moldava, mientras disfrutáis de una romántica cena o comida.

Si la visita a Praga se alarga unos días más, podéis hacer alguna excursión a uno de estos interesantes lugares: Ceský Krumlov, Karlovy Vary y Terezin.

En cuanto a qué comprar típico en Praga, tenemos las marionetas, las matrioskas, la artesanía, y el cristal de Bohemia.

Visita blogocio y encuentra muchas otras propuestas para llenar el tiempo libre y disfrutar!