Archivo de la etiqueta: prostitución

Depositphotos_18287795_xs

La prostitución tiene nombre español.

La prostitución, el oficio más viejo del mundo.

Al igual que muchos otros oficios mal vistos o poco agradables, los españoles en tiempos de bonanza fuimos desechando lo que no nos agradaba. Hubo temporadas en las que era muy difícil encontrar mano de obra española para según qué trabajos. Complicado encontrar camareros que trabajaran los fines de semana, o personal español que se quiera alistar en el ejército. Estos son solo 2 ejemplos de los muchos trabajos que no hemos querido hacer durante unos años, trabajos que no dudaríamos ni un segundo hoy en aceptarlos.

Esto mismo pasó con la prostitución. Poco a poco fue desapareciendo en un tanto por ciento muy alto la presencia española en este sector. Aquí también están cambiando las cosas. La mujer española, hoy quizá más por una necesidad imperiosa, que por dinero fácil, vuelve al oficio más viejo.

Como en otros oficios que comentábamos antes, la prostitución dejó de ser en su mayoría cosa de la mujer española. Ciudadanas del este y latinoamericanas acapararon este sector, pero las cosas vuelven a dar un giro. El número de personal español ha vuelto a crecer.

Tiempos difíciles, dinero fácil. ¿O no?

Realmente no creo para nada que sea un dinero fácil, creo más bien que es una medida desesperada por subsistir. Algo que te va a marcar y te va a pasar factura siempre, pero a veces quedan pocas soluciones. Nos encontramos ante un tipo de mujer diferente a la de hace unos años. Una mujer un poco más mayor, y con familia a su cargo.

Por desgracia, en los tiempos que corren (España llega al 26 por ciento de paro), ni siquiera tener una formación académica razonable te libra de entrar en esa altísima tasa de paro que arrastramos como una losa. Esto entra en una rueda de la que también se aprovechan algunos empresarios, y a veces no basta con tener trabajo. No basta si cobras menos de lo que pagas de hipoteca.

Mi conclusión es que al final lo que verdaderamente importa es que tus hijos coman y no duerman en la calle. Es aquello de que el fin justifica los medios.

Esta es mi humilde opinión al respecto de este tema, nunca debemos juzgar a nadie sin pasar por sus circunstancias. Por supuesto mi consejo es intentar cualquier vía alternativa, estudiar idiomas, salir al extranjero (la mitad de los españoles está dispuesta a emigrar), reinventarse en cualquier aspecto. Pero al final, cada uno es dueño de su destino.