Barack Obama Visit to Israel

Sigue la polémica entre EEUU y Alemania por la NSA

Los casos de espionaje y las tensiones entre dos o más Estados por ese motivo, no son algo nuevo en el frente, y, sin embargo, parece que la opinión pública no deja de sorprenderse cuando alguno sale a la luz. El último, fue el espionaje de la NSA norteamericana a Europa, y aún sigue trayendo cola.

Cuando distintos líderes europeos descubrieron que estaban siendo espiados por la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) bajo la presidencia de Barak Obama, pusieron el grito en el cielo. Es lógico, a nadie le gusta que le espíen, pero, ¿qué dirigentes son tan ingenuos como para creer lo contrario? por no mencionar el hecho de que, las agencias de sus propios países, también espían, e incluso la UE tiene sus propias agencias de información.

Cuestiones de ingenuidad a parte, Barak Obama, diplomáticamente, se ha disculpado por el espionaje, y ha dicho que no se volvería a repetir directamente hacia los dirigentes. Especialmente, se ha esforzado en pedir disculpas y en tranquilizar a Ángela Merkel, para tratar de hacer menos tensas las relaciones con Berlín, llegando incluso a decir en un plató de tv que no se volvería a repetir. Eso sí, matizando que la NSA tiene unos capacidades superiores a los servicios de otros Estados y que su labor es seguir recopilando datos.

La cuestión es que la polémica y las tensiones continúan, porque, supuestos empleados de la NSA, han contado al diario alemán Bild, han asegurado que su sistema de comunicación de huella digital, es capaz de captar conversaciones y mensajes de la cancillería y saber sobre las decisiones de Merkel y sus asesores y gente de confianza aún sin espiarle directamente a ella. Sin duda, eso no le habrá hecho gracia alguna a la canciller, así que la tensión entre ambos países, parece asegurada por el momento.