Merry bee

Salvar a las abejas

Nos estamos ya preparando para la llegada del verano, el buen tiempo hace ya acto de presencia y como cada año, algunos de nosotros ¡tememos la inminente presencia de los insectos! único inconveniente entre tantas cosas buenas que nos trae la primavera y el verano.

De todas formas, en este artículo quería dejar constancia de una noticia que me ha impactado bastante acerca de las temidas abejas y que ha hecho que las mire desde otra perspectiva. Ya nos gustaría que no hubiesen  abejas en el jardín ni en ningún otro lugar, ni avispas ni moscas ni nada por el estilo, pero es que resulta que concretamente las abejas son importantísimas para la salud de nuestro planeta.

Nuestros cultivos, nuestros alimentos dependen en gran medida de la polinización, y las abejas al libar tienen un papel fundamental. Gracias a ellas, los cultivos y las especies florales se desarrollan y se multiplican. Las palabras de Einstein lo explican perfectamente, os las cito textualmente: “Si la abeja desapareciera de la superficie del globo, al hombre solo le quedarían 4 años de vida: sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres…” ¿queda suficientemente claro?

Y ahora nos encontramos con los informes y las evidencias científicas aportadas por Greenpeace, preocupantes, pues dicen que la población de las abejas está disminuyendo drásticamente. Básicamente a causa del cambio climático, de los insecticidas y pesticidas utilizados en la agricultura industrial, diversos parásitos y enfermedades que afectan a las plantas y las envenenan.

En la Unión Europea ya se está estudiando el tema, apicultores, científicos, ambientalistas y el departamento de políticas científicas y económicas deberán tomar medidas para paliar los daños en  los campos, el medioambiente y  los cultivos. España, en particular, tiene una de las apiculturas más profesionalizadas de Europa, siendo uno de los principales productores de miel y polen.

En próximos artículos hablaré más concretamente de cómo trabajan y se organizan las abejas, para que las conozcamos un poco más, porque además su vida social y su lenguaje (el baile) es fascinante.