Claim form

Reclama tus derechos como consumidor

En España no estamos muy acostumbrados a reclamar cuando tenemos algún problema con algún producto o servicio, lo que sí sucede en muchos países europeos y que deberíamos hacer para defender nuestros derechos como consumidores y usuarios.

A veces desconocemos que podemos presentar una reclamación por escrito en cualquier establecimiento comercial, que debe tener un libro de reclamaciones y un cartel visible informando de que está a disposición de los clientes. Podemos pedir el libro de reclamaciones por ejemplo en un banco, un hotel o una tienda de telefonía cuando veamos que el servicio no es correcto.

A la hora de rellenar la hoja de reclamaciones podemos hacerlo desde el propio establecimiento, exponiendo de forma clara los hechos. El empresario, o un representante, tienen que firmar, aunque también pueden poner el sello de la empresa.

Otra forma de defender nuestros derechos es acudir al servicio de atención al cliente, algo habitual en las grandes empresas que buscan garantizar más calidad en la prestación de sus servicios. En muchos casos cuentan con un servicio telefónico gratuito al que podemos dirigirnos para informarles de algún problema y formular reclamaciones sobre los servicios.

También podemos acudir a las asociaciones de consumidores, que son entidades sin ánimo de lucro que defienden los derechos y los intereses de los consumidores. Estas asociaciones pueden resolver nuestra reclamación mediante una mediación con la empresa, así como por vía judicial, ya que pueden presentar demandas judiciales.

Además es posible acudir a los servicios públicos de consumo que pueden utilizar tanto la mediación como el arbitraje.

Otra vía es presentar una denuncia para defender los intereses generales, no individuales, y corregir y prevenir las conductas ilícitas. Se trata de que la Administración conozca un hecho que puede constituir una infracción administrativa en materia de consumo y de disciplina de mercado. Si ponemos una denuncia la Administración tiene que investigar los hechos y si fuese necesario actuar para corregir la conducta.

Dependiendo de donde vivamos podemos acudir a otros organismos o entidades que también defienden a los consumidores y usuarios.