diet food, fitness isolated

Qué comer según la hora a la que se hace ejercicio

Cuando el verano toca a su fin y el otoño vuelve a implantarse en nuestras vidas, somos muchas las personas que decidimos acabar con los kilos que hemos acumulado durante el estío, para lo cual hacer ejercicio se convierte en algo fundamental.

No obstante, para ponerte en forma en tres meses y lucir un físico espectacular durante las Navidades, no solo será vital que practiques deporte con regularidad y lleves una dieta sana, sino que también será muy importante que sepas qué alimentos debes consumir dependiendo de la hora que elijas para hacer ejercicio.

Pero, ¿cuáles son los ingredientes más adecuados para cada momento del día?

Por la mañana

Si te gusta levantarte temprano, llenar tu cuerpo de energía con un buen desayuno y salir a correr o ir al gimnasio de buena mañana, será importante que recuerdes que tu desayuno deberá estar compuesto por grandes dosis de hidratos de carbono. ¿Los mejores alimentos? Los cereales integrales, los bocadillos con unas lonchas de pavo o pollo y las rebanadas de pan acompañadas de un yogur desnatado.

Antes de la comida

¿Te encanta dedicarle unos minutos al deporte durante el mediodía? Entonces deberás preparar una comida muy completa compuesta por mucha agua y alimentos ricos en proteínas tales como la carne y el pescado. De este modo, repondrás todos los líquidos eliminados a través del sudor y llenarás tu cuerpo de vitalidad y energía.

Después de la comida

Son muchos los amantes de los deportes que deciden ponerse en forma todos los días justo después de comer, un momento en el que multitud de personas disponen de algunas horas libres antes de volver de nuevo al trabajo. Si este también es tu caso, no te olvides de consumir, antes de practicar ejercicio, ingredientes que se puedan digerir con facilidad y platos que no resulten copiosos y que no tengan muchas grasas.

Por la tarde

Cuando entre la hora de la comida y el momento de hacer deporte pasan más de tres horas, se debe preparar una merienda antes de poner en marcha al organismo, la cual puede estar formada por cereales, unas pocas galletas o varias rebanadas de pan para, durante la cena, comer proteínas en forma de carne, huevos o pescado.