¿Por qué se dice que los gatos negros dan mala suerte?

¿Por qué se dice que los gatos negros dan mala suerte?

Siempre se ha dicho que los gatos negros son símbolo de mal augurio y que, cuando uno de estos animalitos se cruza por delante de nosotros, la mala suerte se instala en nuestras vidas para traernos desgracias e infernales momentos.

Sin embargo, el mito que rodea a estos felinos no es más que una de las creencias falsas sobre los gatos, ya que nos encontramos ante una mascota que, además de ser de lo más adorable y juguetona, no tiene ningún tipo relación con la ventura o desventura de los seres humanos.

No obstante, siempre es interesante conocer el motivo por el cual los gatos negros se han considerado como pequeños demonios de los que conviene huir. ¿Quieres descubrir de dónde viene esta creencia?

La Edad Media

Aunque en el Antiguo Egipto los gatos eran animales venerados debido al culto que los egipcios le rendían a la diosa Bastet, mitad gata mitad mujer, en la Edad Media las cosas cambiaron bastante. Y es que, en una época en la que la caza de brujas estaba a la orden del día, se empezó a pensar que los gatos negros eran los sirvientes de estas amantes de la magia más oscura y que, incluso, eran ellas mismas las que se transformaban en estos animalitos para moverse de un lado a otro sin levantar sospechas, lo que provocó que los gatos negros fueran, al igual que las brujas, perseguidos y sacrificados.

En la actualidad

Aunque ya hace varios siglos que la caza de brujas tocó a su fin y que los gatos negros empezaron a pasear con tranquilidad por las calles, hoy en día aún permanece vigente aquel rasgo diabólico que caracterizó a estos animales años atrás y que provoca que sean muchas las supersticiones en torno a ellos. Y es que, aunque algunos piensan que ver a uno de estos felinos no da mala suerte si el hecho no ocurre pasadas las doce de la noche, otros aseguran que, si los vemos de espaldas, los malos augurios se irán con ellos.

No obstante, también es importante destacar que los ingleses los consideran un símbolo de buena suerte, lo que nos demuestra que existen opiniones y supersticiones para todos los gustos en torno a los gatos negros.