Palm Reading Palmistry

Operarse las manos para cambiar el destino, la última moda en Japón

Siempre se ha dicho que las líneas que aparecen en las palmas de nuestras manos reflejan cuál es nuestro destino tanto en el terreno del amor como en los campos de la salud, la muerte, el dinero y la felicidad.

Sin embargo y pesar de lo difícil que resulta creer que la quiromancia, nombre con el que se conoce al estudio de las líneas de las manos como método de adivinación, nos permite saber cómo será nuestro futuro, parece ser que los japoneses creen a pies juntillas en este tipo de lecturas.

Y es que operarse las manos para cambiar el destino se ha convertido en la última moda dentro de este país asiático, ya que cada vez son más los japoneses que se animan a romper las líneas actuales e, incluso, a crear otras nuevas para asegurarse un futuro mejor.

La operación

Los pacientes que no se sienten contentos con lo que reflejan las líneas de sus manos y deciden operárselas para modificar su destino deben someterse a una intervención que dura alrededor de quince minutos. Durante ese tiempo, los médicos se encargan de unir las líneas, de cortarlas, de romperlas o de darles vida a otras nuevas más acordes a los gustos y las preferencias de las personas que deciden someterse a esta novedosa operación que ha captado la atención del mundo entero.

Asimismo, para llevar a cabo esta intervención se utiliza un bisturí eléctrico que quema la piel y deja varias cicatrices. Al cabo de unos meses, las heridas se curan y aparecen tanto las nuevas líneas como el nuevo destino.

Una moda procedente de Corea

Aunque son muchos los japoneses que han pasado por el quirófano para intentar cambiar su destino, esta idea puesta en marcha por el doctor Takaaki Matsuoka tiene su origen en Corea, donde ya se han llevado a cabo varias operaciones para modificar el aspecto de las palmas de las manos.

Dinero y amor

A día de hoy, este famoso doctor ya ha realizado más de 50 operaciones. ¿Los deseos de sus pacientes? Alargar la línea del dinero en el caso de los hombres y la del amor en el caso de las mujeres.