Shipwreck Beneath the Sea

National Geographic

Han pasado ya 125 años desde que en 1888, treinta y tres hombres de muy diferentes perfiles (abogados, geógrafos, exploradores, cartógrafos, banqueros, naturalistas, ingenieros, inventores) crearan una sociedad para promocionar y difundir el conocimiento de la geografía mundial. Nacía entonces la National Geographic Society. Se trataba de una institución científica y educativa sin ánimo de lucro y de las más grandes del mundo.

La revista National Geographic apareció unos meses más tarde como portavoz oficial de esta Sociedad. Hoy sigue siendo un referente a la hora de leer sobre conocimiento del planeta, es leída por más de 25 millones de personas en todo el mundo y se publica en 34 idiomas distintos. La edición española no existió hasta el año 1997 (hasta 1995 sólo se publicaba en inglés).

Realmente es destacable su capacidad de combinar el periodismo de campo con la excelencia de sus fotografías, su calidad de edición, su dedicación al fotoperiodismo. Y además la sociedad National Geographic apoya y colabora, con su programa de becas, a que cientos de proyectos científicos puedan ser llevados a cabo.

De la mano de National Geographic hemos conocido glaciares, los montes y picos más altos del mundo. Hemos descubierto los restos del Machu Pichu, la tumba de Tutankamón, poblaciones tibetanas, el Polo Norte y Sur. Con Jacques-Yves Cousteau descubrimos las ciencias del mar. National Geographic ha compartido con nosotros expediciones a través de Asia, Etiopía, viajes en globo para estudiar los rayos cósmicos, datos científicos de chimpancés y gorilas (cuya defensa le costó la vida a Dian Fossey en el Congo), erupciones de volcanes. La lista de maravillas que conocemos gracias a National Geographic  es muchísimo más amplia, solo he citado algunos ejemplos. Pero me queda en el tintero hablar de sus trabajos antropológicos, el estudio de las momias incas, sus avances en el conocimiento del universo gracias a la colaboración con la NASA,  etc.

También destacaré que hoy en día cuenta con canales de televisión y millones de visitas mensuales a su página web (que publica novedades científicas diariamente), hasta la National Geographic ahora produce videojuegos.

Comparto con vosotros el lema con el que la sociedad National Geographic sigue fomentando el conocimiento de nuestro planeta entre los más jóvenes: “conocer el mundo significa poder cambiarlo”.