???? Vol.5 ??????

Mis amigos venezolanos

Una bonita representación de la amplia colonia de venezolanos que hay en mi ciudad, un día apareció en mi vida con su optimismo y alegría, con su vitalidad de emigrantes luminosos, con esa melosidad del lenguaje que en ocasiones convierte la peor de las sentencias en una lírica de notas armoniosas y delicadas. He conocido así gente de la capital, Caracas, maracuchos de Maracaibo de espíritu abierto y burlón, emigrantes españoles que pasaron medio vida en Maracay, renegados en todos los casos del miedo y la violencia.

Esa semana sus corazones volvieron a encogerse con la noticia del asesinato a sangre fría de la antigua Miss Venezuela Monica Spear. Hay en su expresión cuando comentan una noticia de este tipo una mezcla de vergüenza, lástima y resignación, un halo de los vestigios del terror que en algún momento han sentido más o menos cercano.

De ese país colorista y optimista de los finales 80, disfrutón de un ciclo económico bárbaro-como dirían- bañado por ese mar negro del petróleo que la naturaleza les regaló, de ese país dicen- hoy no queda nada. Quedan las pistolas en las calles de Caracas, donde cada vez son más las zonas donde uno no puede adentrarse sin correr el riesgo de perder la vida, quedan todos esos ciudadanos que han tenido que abandonar su patria con destino Miami o Europa, quedan recuerdos a mucha distancia y el pavor por los que allí están, queda la angustia por que cada uno de los trayectos de regreso para visitar familiares o amigos son mucho más espaciados, y como bien decía la canción, la distancia es el olvido. Queda la tristeza.

No conocemos afortunadamente la sensación de vivir en un país donde la vida está en entredicho en cada calle, en cada paseo, en cada hora. No conocemos la sensación de marcharse, no conocemos la idea de abandonar lo nuestro para echar raíces desde cero, no conocemos ese vértigo enorme de la distancia de lo que amamos. Sólo espero que algún día todos estos amigos venezolanos que hoy tanto sufren con noticias como las de esté fin de semana puedan pasear tranquilos algún día por su patria. Al fin y al cabo como Octavio Paz decía “La única patria es la infancia” y nadie debería tener permitido robarnos eso.