Video game

Madrid Games Week, una nueva fiesta del videojuego

Como heredero del malogrado Gamefest, y de la mano de ADESE,  la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento, llega a nosotros la primera edición de la feria del videojuego Madrid Games Week, que comenzó el pasado 7 de noviembre y termina el próximo 10. La intención de ADESE con la celebración de Madrid Games Week es la de reunir en un mismo evento la parte comercial y la profesional del mundo del videojuego. Dos realidades entrelazadas que a veces, por paradójico que parezca, transitan por caminos diferentes. La feria, que tendrá lugar en IFEMA, situará en un mismo espacio a los pequeños creadores y a las grandes compañías, dos caras complementarias de una misma moneda; por una parte podremos probar las grandes consolas que están por venir y sus potentes títulos de salida, y por otro lado también tendremos la oportunidad de conocer a esos equipos indie que intentan salir adelante en el difícil mundo el videojuego con escasos recursos y toda la ilusión del mundo.

 Cuatro intensos días para público y prensa

El primer día del evento, el 7, ha estado sólo destinado a prensa y profesionales del sector. El resto de días, del 8 al 10, están abiertos al público general. La acogida del evento ha sido multitudinaria: días antes del comienzo ya estaban agotadas las entradas del sábado y sólo era posible comprar para viernes o domingo. Entre las actividades programadas, de lo más variado, se encuentran un concurso de cosplay organizado por la veterana revista Hobby Consolas o la presencia de juegos retro a cargo de la sección RetroMadrid, que sin duda será la encargada de sacar una lagrimilla a los más veteranos del lugar poniéndoles por delante a sus amados Amstrad o Spectrum.

Aun siendo un evento recién nacido, lo cierto es que Madrid Games Week cuenta con padrinos de excepción: la feria se celebra también en otras grandes ciudades como Milán o París. Si todo va bien y el éxito es directamente proporcional al entusiasmo generado, es de esperar que Madrid se convierta en años venideros en otro referente y punto de encuentro emblemático para los profesionales y aficionados del sector.