Stylised Scorpion illustration

Los récords Guinness más extraños de la historia

Los récords Guinness son, en la mayoría de ocasiones, realmente extraños y sorprendentes para todos nosotros. Unas hazañas que cautivan al mundo todos los años y que constan de logros realmente extraordinarios.

Es por ello que hoy queremos centrarnos en saber cuáles han sido algunos de los récords Guinness más raros de la historia. ¿Te animas a descubrirlos?

El hombre más tatuado

¿Sabías que es posible tatuarse las encías y los párpados? De hecho, el malabarista neozelandés Lucky Diamont Rich ha pasado más de mil horas en el interior de salones de tatuaje hasta cubrir el cien por cien de su cuerpo con estas creaciones, lo que le ha permitido convertirse en el hombre más tatuado del mundo y formar parte de los récords Guinness.

El comedor de escorpiones

En el año 2009, el saudita Majed Al Malki consiguió comerse nada más y nada menos que un total de 22 escorpiones en tan solo unos pocos minutos. Un récord Guinness realmente extraño y, para muchos, desagradable.

Kinect, el dispositivo más vendido en menos tiempo

El dispositivo Kinect se ha convertido en uno de los más amados por los forofos de los juegos debido a que ha entrado en el Libro Guinness de los Récords tras vender un total de ocho millones de unidades durante sus dos primeros meses de vida.

El iglú de chocolate más grande

¿Qué te parecería comerte un total de 330 ladrillos de chocolate? Parece que ahora es posible gracias a uno de los récords Guinness más suculentos, cuyo creador le dio vida a un iglú de chocolate que pesaba 3,6 toneladas.

La torre de Lego más alta

Si de pequeño te gustaban los legos y las construcciones, seguro que te encanta este récord Guinness. Y es que, en el año 2011, varios brasileños levantaron una torre de Lego de 31,19 metros de altura utilizando un total de 500.000 piezas.