Schimmel im Stall

Los caballos y la equinoterapia

Hace unos días hablábamos de las terapias con animales para niños con discapacidades diversas, pero hoy quiero concretamente comentaros algunos detalles de la Terapia Asistida  por Caballos, la TAC.

Los animales muchas veces nos aportan mucho más de la simple utilidad que puedan tener. En el caso de los caballos,  la equinoterapia no es tratar de enseñar a montar a caballo, es mucho más que eso, trata de los estímulos neurológicos que el movimiento del caballo  aporta y el aprendizaje en comunicación no verbal que nos brinda.

Principalmente dirigida a niños con discapacidades motoras (físicas) o mentales, es una terapia que utiliza los caballos como agente motivador para ayudar en el desarrollo de habilidades motoras, mejoras en el tono muscular, la postura, la conducta, ajustes emocionales, etc..

Verdaderamente no existen  bases científicas que avalen su eficacia para tratar el autismo y otras discapacidades o enfermedades mentales, así que estamos hablando de una terapia pseudocientífica y complementaria,  nunca como un sustitutivo de tratamiento médico.

Existen distintos tipos de equinoterapia, dependiendo de a quién va dirigida. Destacaré las tres formas más conocidas:

Hipoterapia, destinada a las personas con discapacidades físicas (congénitas o adquiridas). Las sesiones las dirige un fisioterapeuta y se basan en la importancia de los impulsos rítmicos que transmite el caballo y su movimiento tridimensional  y  la transmisión de calor corporal del caballo a la persona.

Equitación terapéutica, es de acción más amplia buscando soluciones a problemas de aprendizaje y adaptación social. Aquí  los pacientes, además, realizan acciones sobre el caballo como cepillarlo, ponerle la montura, etc..

Equitación social, esta disciplina ecuestre se centra en la relación afectiva que se entabla con el caballo y está básicamente dirigida a personas con problemas de integración social, sean niños, jóvenes o adultos.

Puedes visitar nuestro blogmascotas y encontrar más situaciones donde las relaciones  con los animales  suponen un beneficio para los humanos, tanto a nivel físico como a nivel afectivo. ¡Queda claro que las mascotas forman parte de nuestra vida!