Measuring Tape Diet Calories Concept

Las dietas milagro

Estamos a un paso de la ansiada primavera, a un paso de  días más largos con más horas de sol, con mejor tiempo y las flores a punto de brotar llenándolo todo de color y  de aroma …y empezamos a descargarnos de ropa!

Vamos, esa maravillosa época en la que tenemos que enfrentarnos a nuestro cuerpo, que posiblemente no es como desearíamos que fuera.

Con los primeros rayos de sol, los gimnasios se empiezan a llenar y nuestras neveras a vaciar. Empezamos a ser más exigentes con nuestro cuerpo y queremos tenerlo a punto para lucirlo en un par de meses. Aquí es donde aparecen las dietas milagro!!

Debemos concienciarnos de que los milagros no existen. No hay dietas milagro. Lo único que hay para perder peso es mantener una dieta equilibrada y hacer un poco de ejercicio. Tenemos que mentalizarnos en adquirir hábitos saludables, que sin duda alguna nuestro cuerpo agradecerá infinitamente.

Es la época del año en la que afloran las dieta de la alcachofa, las dietas de la fruta, e infinidad de barbaridades que solo conseguirán que nuestro cuerpo elimine líquidos y guarde la grasa para poder ir subsistiendo. Digamos no a este tipo de dietas, que pueden hacernos más mal que bien.

Nuestro cuerpo y los alimentos han de saber entenderse. Lo primero que debemos saber es si algún alimento no nos sienta bien o no lo toleramos. Por supuesto también saber si tenemos alguna enfermedad que tenga que condicionar nuestra dieta. Si todo esto es correcto, debemos llevar una alimentación sana y equilibrada y no excesiva.

Si sacamos de nuestra dieta todos los fritos, todas las grasas saturadas de los alimentos precocinados y la bollería, y reducimos el consumo de azúcares, con un mínimo de ejercicio que hagamos, ya notaremos la diferencia.

Tenemos que conseguir mantener este ritmo siempre, y poco a poco bajar el consumo de hidratos de carbono y carnes rojas. Bajarlo, no eliminarlas de nuestra dieta por completo. Los hidratos de carbono son gasolina para nuestro organismo.

No olvidemos comer alimentos ricos en hierro, para evitar anemias y pérdida de fuerza.

Solo hay que ser constante y responsable, y si no llegamos a tiempo para verano, pues llegaremos a tiempo para el otoño, pero será más duradero y no tendremos efecto rebote.