goat cheese with thyme on a wooden board

La importancia del calcio

Cuando pensamos en las propiedades de este mineral, lo primero que se nos viene a la mente es la importancia del calcio en la infancia. Pero hoy vamos a ver un poco más en profundidad la importancia del calcio a lo largo de la vida. Para empezar, comentaros que el calcio es el mineral más abundante en nuestro organismo ya que está presente, además de en los huesos, en el plasma sanguíneo, líquidos intersticiales y líquido cefalorraquídeo.

El calcio es importante tanto para la construcción como para el mantenimiento de huesos. Y combinado con el flúor (fluoruro cálcico) está presente en los dientes, en los tendones, en el cristalino, en la epidermis, etc.

En los huesos se desarrolla mucha actividad biológica: durante la infancia y adolescencia los huesos se están renovando continuamente reemplazando tejido óseo viejo por tejido nuevo. A partir más o menos de los 35 años, este proceso se invierte y empezamos a perder más tejido óseo del que nuestro cuerpo puede reemplazar. Y en el caso de las mujeres, este proceso es aún más acusado debido a que los ovarios dejan de producir estrógenos, una de cuyas funciones es proteger la masa ósea.

El calcio también tiene un destacado papel en diversas funciones metabólicas, como estabilizador de las membranas celulares. Influye en la transmisión de iones y en la liberación de neurotransmisores. Por ejemplo, en la contracción de los músculos, uno de los mediadores intracelulares es el calcio. El equilibrio entre el calcio, sodio, potasio y magnesio mantienen el tono muscular. Necesitamos calcio para determinadas transmisiones nerviosas y para la regulación de los latidos cardíacos, el calcio ayuda a la contracción del miocardio. También está presente en procesos de coagulación de la sangre.

Puedes visitar nuestro blogalimentos.com y encontrar qué alimentos son más ricos en calcio. Algunos de ellos son la leche cruda de cabra, el trigo, sésamo, col cruda y brócoli, almendras, quesos, tofu, alubias pintas, aceitunas, chocolate, etc.

Ya estamos viendo las múltiples funciones que realiza el calcio, en combinación con el magnesio y el flúor. Normalmente, manteniendo una dieta sana y variada, ya estaríamos ingiriendo el calcio necesario, teniendo en cuenta que la vitamina D juega un importante papel en la absorción intestinal del calcio.

Así que cuidemos nuestra dieta para prevenir, a nivel óseo, la osteoporosis y otros trastornos relacionados con la descalcificación.  Y a nivel neuromuscular, trastornos nerviosos, como calambres y convulsiones o deficiencias en la coagulación de la sangre.

Eso sí, sin obsesionarnos en incrementar la ingesta de calcio exageradamente, pues un exceso de este mineral sería perjudicial para la salud.