papa Francisco

La “Alegría del Evangelio” del renovador papa Francisco

La fe, es algo muy particular y privado en lo que no nos queremos meter. Aún así, consideramos de interés conocer cosas de actualidad de todos los ámbitos, incluido el religioso / eclesiástico. Por eso, en este artículo, queremos hablaros sobre una de las últimas novedades de la Iglesia católica, la “Alegría del Evangelio” del papa Francisco.

El mandato del actual papa de la Iglesia, lleva poco tiempo ejerciendo como máximo representante de la misma, pero parece que ha conseguido introducir ciertos aires de cambio positivos. Aunque no sean cambios de efecto inmediato, al menos, son cambios, y de los positivos. El comentario, viene a cuenta de que ayer mismo, se presentó el Evangelii Gaudium, traducido al castellano como la “Alegría del Evangelio”. Por si os preguntáis qué es, se trata de una exhortación bajo la forma de un documento de 142 páginas, con una introducción y cinco capítulos en su interior.

Como os podréis imaginar, en el texto, se tocan varios temas, pero sobre todo, está enfocado hacia la renovación de la Iglesia. A lo largo del documento, se observan signos de progreso, como que el papa Francisco reconozca que la Iglesia tiene defectos que hay que cambiar, que hay costumbres o normas que se han quedado anticuadas, o que la sociedad también tiene cosas que deben ser cambiadas, como los casos de la corrupción política o que el dinero debe servir y no gobernar, proponiendo una reforma financiera ética.

En el tema de la igualdad, también se pueden contemplar avances en la Alegría del Evangelio, si bien tímidos e insuficientes. En este sentido, el papa Francisco, se muestra a favor de que la mujer comience a ocupar más puestos de responsabilidad, pero no quiere que puedan ejercer como sacerdotisas. Por lo tanto, a la Iglesia, aún le queda camino largo que recorrer.

Como decíamos al principio, quizás no sean avances suficientes, ni lo suficientemente rápido, pero al menos es una muestra de que hay ganas de cambio y de progreso, lo cuál siempre es motivo para alegrarse, al margen de las creencias de cada cuál. Sólo cabe esperar que esas cosas que quedan tan bien sobre el papel, se plasmen en una transformación real y tangible. En este enlace, podéis consultar la exhortación de la “Alegría del Evangelio”.

 

Fuente de la imagen: Wikipedia