23F

Évole y la farsa de la Operación Palace

El episodio ocurrido en la Sexta el domingo de la semana ya pasada con un pseudo documental sobre la supuesta “Operación Palace”, ha sido todo un hito televisivo, cuya resonancia ha alcanzado a todos los medios, tanto tradicionales como digitales, y, por supuesto, las redes sociales (Twitter a la cabeza) en especial. 

Con motivo del aniversario del golpe de Estado del 23F en España, Évole, antes conocido como el follonero, llevaba una semana generando expectativas mediante notas de prensa y comentarios sobre un supuesto documental revelador sobre el 23F que iba a sacar a la luz toda la verdad, aunque sin entrar en detalles de lo que los espectadores verían.

Dicho pseudo documental (no se confesó que lo era hasta el final del mismo), llevaba por título Operación Palace, que era el nombre de una supuesta operación donde colaboraron políticos de todos los signos y personal de las fuerzas de seguridad del Estado simulando un golpe de Estado con el objetivo de adelantarse y frenar un verdadero intento golpista.

En dicho documental colaboraron importantes personalidades de la transición y el director Garci, para darle así mayor credibilidad al asunto. El éxito, fue abrumador. Estamos hablando de nada menos que es casi un 24% de la cuota de audiencia y algo más de cinco millones de espectadores. Sin duda, a nivel de audiencias, todo un éxito para Évole y para la Sexta, a pesar que el volumen de audiencia disminuyó notablemente en el debate posterior, cuando ya se confesó el engaño y se argumentaron como objetivos el aprender a tomarse las cosas con humor y el reflexionar.

Escribo sobre esto desde un punto de vista informativo para aquellos que os lo perdisteis por la razón que sea, pero también a modo de reflexión personal. Creo que hacer una farsa como esa, tuvo como único objetivo conseguir audiencia, y que fue una falta de respeto hacer chiste de un acontecimiento histórico trágico, y una mofa del periodismo auténtico. Además, opino que aún dando por buenas las intenciones que proclamaban, hay otras formas de incitar a la reflexión, desde la seriedad y desde el respeto.