Crysis

Estamos retrocediendo en el tiempo.

Estamos ya en 2013, y en lugar de avanzar, parece que vamos retrocediendo en el tiempo. Vamos perdiendo nuestra calidad de vida, y mermando nuestras oportunidades de crecer.

Ya es una frase consolidada la que cuenta que es la primera vez en la historia que los hijos viven peor que sus padres. Y lo más triste es que es cierta.

Familias estables, consolidadas durante años, tienen que renunciar a casi todo, tienen que volver a empezar sin ninguna herramienta para hacerlo.

Quien no tiene en su familia, o en la de algún amigo cercano una historia triste.

¿Cual es la solución al drama de los desahucios?, o ¿que nos queda después de un desahucio?

Pues lo que nos queda son muchos daños en esa familia y muchos daños colaterales a su alrededor. Una situación difícil de superar, emocionalmente y socialmente. Te quedas sin nada, y sin esperanza de sobreponerte, pues el peso de verte literalmente sin nada, es muy difícil de superar. Mucho más difícil si esa familia tiene hijos o alguna persona que dependa de ellos. Difícil asumirlo y muy difícil explicárselo a personitas que no deberían saber nada todavía de este tipo de problemas.

De los tiempos que nos está tocando vivir, voy a destacar una cosa buena. La solidaridad. Realmente debemos quitarnos el sombrero con toda la gente, que con lo poco que tienen ayudan a los que tienen un poquito menos. Como hay listas de espera para ser voluntario en los comedores sociales, o en cualquier lugar que se los requiera.