Figure skating colored silhouettes. Vector illustration

España consigue Medalla de Oro en Patinaje sobre Hielo

El patinador Javier Fernández ha logrado el mayor éxito en la historia del hielo español, ganando la medalla de oro en el programa libre del Campeonato Europeo de Patinaje Artístico, celebrado en Zagreb (Croacia) este Enero 2013.

Vamos a detenernos un poco comentando algunos aspectos interesantes sobre este deporte, del cual no solemos tener noticias. Aunque puedes visitar nuestra web blogdeporte para  ver noticias sobre muchos otros deportes.

El patinaje sobre hielo es considerado como un deporte de invierno, aunque hoy en día se practica durante todo el año. Es curioso pensar que siglos atrás el patinaje fue un medio de transporte y no un deporte (en zonas frías donde el clima congela ríos, lagos y canales). Aunque en los siglos XVI y XVII ya aparecen pinturas que reflejan el patinaje como actividad de ocio en lagos helados. Desde luego también los patines iban evolucionando con los tiempos, desde los primeros patines, hechos de hueso y atados con cuerdas a los zapatos hasta la aparición de las cuchillas, de hierro primero y de acero templado después. La última innovación en los patines ha sido su diseño, concretamente la punta de las cuchillas, haciendo posible esos saltos increíbles tanto en altura como en longitud y esas piruetas que nos dejan con la boca abierta.

El patinaje artístico sobre hielo no tuvo presencia en los Juegos Olímpicos hasta el año 1976, en Innsbruck.

Es un deporte que requiere un entrenamiento muy intenso, dedicando una media de 30 horas a la semana. Aunque su intensidad depende de la época del año, el final del invierno y la primavera se suelen dedicar a descansar un poco y a aprender nuevos elementos y programas. Porque el máximo nivel de forma física hay que tenerlo durante la temporada de competición.

Fuera de la pista de hielo, hay mucho trabajo que realizar, hay que tener en cuenta la prevención de lesiones, la alimentación y rendimiento, los ejercicios aeróbicos, y por supuesto los ejercicios de flexibilidad y estiramientos. Todo ello complementado con sesiones de ballet, yoga o Pilates, fortaleza y resistencia física.