One diesel and two gasoline pump nozzle

¿Diesel o Gasolina?

Cuando vas a comprar un coche, siempre te surge esta pregunta:

¿Merece la pena comprar un diesel? ¿Me sale a cuenta?

Ciertamente, el precio de un automóvil con motor diesel es ligeramente más elevado que un coche con motor de gasolina. Puede oscilar entre un 7 y un 12 % según la marca y el modelo del automóvil.

Hace años, debido a que el precio del gasoil era mucho más barato que el de la gasolina, salía rentable prácticamente siempre, pero con la diferencia que tienen los carburantes en estos momentos, la duda se hace más grande. La pregunta es, ¿merece la pena el sobrecoste de adquisición?

Como hemos dicho, el precio de los carburantes está muy igualado, por lo que en este aspecto surge la duda de que el ahorro no compense el desembolso inicial. No obstante, el consumo en litros es menor, por lo que no podemos contabilizarlo solo por precio.

No existe una tabla  fija que nos marque cual nos saldrá  más rentable. Nos va a depender de muchos factores.

Lo mejor de los automóviles con motor diesel, es que poseen motores más robustos, que consumen menos y que emiten menos CO2.

Lo mejor de los automóviles con motor gasolina, es que poseen motores más fiables que trabajas a mayor presión, y que suenan y vibran menos.

Para calcular bien el ahorro deberíamos saber cuántos kilómetros hacemos al año, y el tipo de vía por donde los hacemos. No es lo mismo conducir en cuidad que en carretera.

Hemos de tener en cuenta también las posibles reparaciones de cada uno, pues las reparaciones de un motor diesel son ligeramente más elevadas. Y también, cómo no, la diferencia en el precio del seguro del automovil.

Ahora, al margen de lo económico, has de tener en cuenta otro factor:

¡La conducción!

Es cierto que muy atrás han quedado esos motores diesel que parecían tractores. El avance en este campo ha sido espectacular. Se han mejorado mucho en potencia (la mayor parte incorporan turbo), sonido y vibración. No obstante, si realmente disfrutas conduciendo y revolucionando tu motor, la sensación de conducción que te ofrece un motor gasolina, queda lejos todavía de un motor diesel.