hypnosis

Dejar de fumar con una sesión de hipnosis

Mira el péndulo y concéntrate. Cuando cuente hasta tres, te quedarás dormido… Todos hemos oído esta frase y otras oraciones similares en multitud de películas en las que se llevaba a cabo una sesión de hipnosis.

No obstante, esta técnica psicológica va mucho más allá de lo que hemos conocido a través de la televisión debido a que, además de ser mucho más compleja, no solo se utiliza para evocar momentos del pasado de la persona que se somete a la sesión de hipnosis, sino que también se emplea para ayudar a quienes desean dejar de fumar.

Y es que el tabaco es el principal enemigo de la belleza y la salud, ya que estropea la piel, causa el envejecimiento prematuro, impide que los pulmones funcionen correctamente y provoca cáncer en los casos más graves, entre otras muchas dolencias.

Es por ello que ya son muchas las personas que se han sometido a una sesión de hipnosis. Y es que, para los expertos en la materia, el problema de la adicción a los cigarrillos radica en el subconsciente, al cual es posible acceder a través de una sesión de hipnosis.

No obstante, estas técnicas no tienen nada que ver con las que vemos en el cine, ya que hipnotizar a una persona no supone que el individuo se duerma o esté a merced de quien lo hipnotiza, sino que, al someternos a una sesión de hipnosis, somos totalmente conscientes de lo que hacemos y de lo que ocurre en todo momento.

¿Qué se consigue con una sesión de hipnosis?

Para que dejar de fumar a través de la hipnosis se convierta en una realidad y la persona tenga la oportunidad de dejar de lado el tabaco, los expertos se dedican a controlar la ansiedad, aumentar la autoestima y la motivación del fumador y hacer que los cigarrillos le sean totalmente indiferentes y que no sienta miedo, angustia o ganas de fumar al encontrarse frente a un paquete de tabaco.

Es por ello que la hipnosis se ha convertido en uno de los mejores métodos para dejar de fumar, una técnica ideal para que tanto ellas como ellos puedan cuidar al máximo su salud y abandonar este perjudicial vicio.