Navidad

De nuevo, Navidad

Mucho dorado y brillos en los escaparates, música pegadiza y voces de niños en todas las tiendas, el anuncio de la Lotería… ¡Uy, pero si ya es Navidad!

Y ello no tiene por qué ser del agrado de todos. La clave para pasar, lo mejor posible, la Navidad y el periodo pre-navideño está en pensar con optimismo y positivismo – receta secreta para casi todo en esta vida-.

Pues sí, incluso los aborrecedores de estas Fiestas pueden encontrar motivos para celebrar esta Navidad.

Ya vienen los Reyes Magos… y traen trabajos

Tiendas que están hasta arriba de gente y muchas bolsas con compras por la calle, pues eso, más trabajo, y más oportunidades para trabajar.

Y no es un tópico, ya que este año se prevé que el número de afortunados trabajadores para un empleo temporal relacionado con la Navidad sea de unos 535.000 nuevos empleos, un número nada desdeñable, y más si se tiene en cuenta que la no cifra se alcanzaba desde la Navidad 2010.

Cargaditos de juguetes … comprados en la web

Además, este año el alegato de que las tiendas están hasta arriba de gente y que para comprar el pan hay que esperar en filas de media hora ya no vale. Necesidad y comodidad son las razones, pero la realidad es que las compras a través de la web van a ser muchas.

Comparativas de precios y ofertas animan la compra online, pero además, esta Navidad las tiendas online se han  puesto las pilas y las propuestas son de lo más interesantes: promociones 2×1, envíos gratuitos en todas las compras, sorteos, … Las compras por Internet, y sobre todo, a través del smartphone sustituirán a las compras tradicionales, sobre todo, de regalos.

En la puerta hay un Niño…  y un poco de solidaridad

Y si la solidaridad solo se práctica por Navidad, ¡Mejor ahora que nunca! La solidaridad también se pasa a la red, muchas ONG y tiendas ofrecen la oportunidad de ser solidarios con pequeñas aportaciones o gestos.

Así que ya no hay excusas, ni siquiera, para los que alegan que no son solidarios, porque no les gusta “que les vean”.

Navidad, Navidad

Da igual que se tenga el llamado “espíritu navideño“, o que la Navidad se odie con todas las fuerzas, que se celebre en familia, o que se busque el rincón más recóndito del planeta para esconderse hasta que todo pase, es muy complicado hacer que la Navidad, con todo lo que conlleva, pase de largo…

Mejor pensar en las cosas buenas que tiene, aunque parezcan pocas.

¡Feliz Pre-Navidad!