Man on diagram. Crisis

Curiosa manera de salir de la crisis

Desde que empezara esta crisis y cada vez de forma más exagerada, los ciudadanos de a pie nos preguntamos si vamos por el buen camino. Si se está haciendo lo que se necesita, o todo lo contrario.

El Gobierno continua con sus planes de ajustes y los resultados son  cada vez más EREs a la vista. Cada vez más gente en el paro, cada vez más precariedad y cada vez más necesidades y carencias en nuestro día a día.

Efectivamente, los resultados no pueden ser más negativos. Nuestro país pierde empleo cada día. Esto es el principio de la cadena que nos lleva a ir perdiendo todo lo demás.

Ya sean grandes empresas, pequeños empresarios o autónomos, no solo han dejado de contratar sino que se han “desecho” de parte o totalidad de sus empleados.

No hay que ser muy hábil para ver que algo estamos haciendo mal. Las cifras de nuestro país son de infarto, realmente lo único bueno es la solidaridad en tiempos de crisis. Una solidaridad excepcional, pero por desgracia no suficiente.

Nuestro país  ha optado por dar dinero y más dinero a los bancos. Casos  como Bankia, son agujeros negros y pozos sin fondo, que tienen a la sociedad en un desacuerdo general.

Agudizando esta profunda sensación que tenemos, de descontrol y del mal hacer de las cosas, nos encontramos con la profunda corrupción política. La legitimidad de los políticos y las instituciones públicas, no ayudan mucho. La sensación de la ciudadanía es naturalmente  que los cargos políticos  atienden exclusivamente a sus propios intereses y finanzas. Esta percepción está poniendo en nivel de riesgo la democracia, provocando un generalizado rechazo hacia todo nuestro sistema político.

Bajo mi humilde opinión, mucho tienen que cambiar las cosas en nuestro país para salir de esta crisis que nos invade. Mucho han de cambiar las prioridades políticas, y apostar también por la parte humana. Haciéndolo con cabeza naturalmente y revisando los problemas a los que hay que enfrentarse, tenemos que parar este acoso y derribo hacia la clase media y media baja. Acabar con la corrupción que se lleva gran parte del dinero que tanta falta hace, para emplearlo en otras cosas como empleo, sanidad, enseñanza y muchas más.

Tristemente, muchas familias hoy en día “malviven” por encima de sus posibilidades.