road in the rain

Consejos para conducir con lluvia

Conducir bajo circunstancias adversas requiere tener en cuenta una serie de actuaciones, que hagan nuestra conducción segura. Hoy vamos a ver cómo incrementar la seguridad cuando conducimos con lluvia. Hagamos un repaso a las precauciones una a una; no permitamos que un despiste evitable nos haga pasar un mal rato o incluso un accidente.

En primer lugar hay que tener buena visibilidad, ver correctamente y hacernos ver: encender las luces de cruce (y las antiniebla si fuera el caso).

Seguidamente, circular más despacio de lo habitual. Hay que adecuar la velocidad a la situación de la vía, señalizando las maniobras con espacio y tiempo suficiente para advertir al resto de conductores.

Piensa que el asfalto mojado no es tan adherente al neumático y podríamos vivir algún episodio de aquaplaning. Significa que cuando nuestro coche entra a velocidad en un charco, las estrías de las ruedas no son capaces de evacuar tanta agua y entonces flotan sobre la superficie, por lo que el vehículo pierde toda adherencia al suelo y se desplaza sin control. Si te ocurriera esto, hay que sujetar firmemente el volante, sobre todo no pisar el freno e ir soltando el pie del acelerador poco a poco.

El mantenimiento de los neumáticos es algo que no debemos descuidar, hay que ir vigilando su dibujo, cuanto mejor y más profundo sea, más agua podrá evacuar y menos probable será el aquaplaning. Aunque esto es solo uno de los consejos para mantener el coche en invierno, porque no podemos olvidarnos de la dirección, luces, batería, limpiaparabrisas, sistema de calefacción, etc.

Por supuesto, doblaremos la distancia de seguridad. El coche con lluvia no frena totalmente en unos 5 metros, así que hay que mantener una distancia de seguridad mayor de lo habitual.

Puedes visitar blogcoches, donde encontrarás más consejos sobre seguridad vial, nunca está de más hacer un repaso de cosas que conocemos y a las que a veces no les damos la importancia que tienen!