Depositphotos_5334937_l

¿Cómo nos afecta el tiempo?

Que el clima nos afecta es algo que siempre hemos sabido, dependiendo del día que haga nuestro humor será de un modo u otro. Desde hace tiempo se sabe que ciertos factores climatológicos como la presión atmosférica, la temperatura, la humedad, las lluvias o los vientos afectan al organismo y a nuestro ánimo.

Parece ser que cuando los inviernos son suaves y los veranos no muy calurosos la sensación de felicidad aumenta, probablemente porque podemos salir y hacer más cosas fuera de casa.

Seguro que si hace sol nos sentimos mejor, de hecho en los países más cálidos las personas son más felices independientemente del nivel económico. Esto es así porque la luz del sol aumenta los niveles de serotonina, la hormona que nos hace sentir bien. Cuando el cuerpo tiene poca serotonina puede aparecer la depresión, un problema que afecta especialmente a los países con menos horas de sol.

En cuanto a la lluvia y la humedad pueden hacer que la gente sienta dolor, sobre todo aquellos que padecen artritis. La lluvia también suele producir tristeza. Además los cambios de presión afectan a las personas con tendencia a sufrir migrañas. Esto se produce por los cambios de frío y calor, y es que el calor dilata las venas y los capilares, mientras que el frío las contrae. La presión atmosférica puede afectar al sistema cardiovascular y al sistema nervioso central, sobre todo a la tensión arterial. Algunos tipos de viento pueden producir irritabilidad, insomnio, ansiedad, cansancio, palpitaciones y cuadros depresivos.,

El exceso de calor también puede ser negativo, ya que parece aumentar la violencia y las situaciones conflictivas. Asimismo, si la temperatura es muy alta puede aparecer un golpe de calor que produzca hipertermia, deshidratación, dolor de cabeza y afectación del sistema nervioso central. En cambio el frío intenso al principio puede provocar hiperactividad para que el cuerpo entre en calor. Si dura mucho tiempo y no estamos abrigados provoca sueño y tristeza.