futbol primera guerra mundial

Casi un centenar de la primera Guerra Mundial y el papel conciliador del fútbol

Los grandes conflictos bélicos, parecen cosa del pasado, demasiado lejanos ya en el tiempo, pero, si lo pensamos, no hace tanto tiempo. Prueba de ello es la primera Guerra Mundial, que está a punto de cumplir cien años, una cantidad, que hablando de Historia, es una minucia. En esta ocasión, vamos a hablar del centenario y de una anécdota futbolística.

Afortunadamente, no hemos vuelto a ver ningún conflicto de tal magnitud como fueron la primera y la segunda Guerra Mundial. Sin embargo, eso no significa que no haya que hacer un ejercicio de memoria y no olvidar los errores del pasado. Precisamente, a lo largo de los próximos meses, habrá actos de conmemoración de la primera Guerra Mundial. El motivo de ello, es el centenario.

Entre dichas acciones conmemorativas, se construirá un campo de fútbol. Seguramente, os estaréis preguntando por qué, y qué es lo que tiene que ver el fútbol con la guerra. Pues sí, en la primera Guerra Mundial, el fútbol jugó un papel, y muy positivo, sea dicho de paso.

La relación entre el fútbol y el citado conflicto, se centra en que, en diciembre de 1914 – algo que se repetiría en 1915 y, en menor medida, en 1916 -,el día de Noche Buena, se instauró en el frente una paz espontánea. En ella, los soldados, además de cantar villancicos de navidad, también disputaron partidos de fútbol, haciendo caso omiso de las órdenes de los superiores, que estaban empeñados en que la guerra continuase a toda costa, con independencia del día que fuese.

En este caso, el partido de fútbol, junto con los villancicos, sirvió como elemento pacifista y conciliador, que fomentó aparcar aunque sea por unos breves momentos las diferencias y el odio.  Por eso, creemos que conmemorar aquellos acontecimientos con un estadio, es una buena elección como tributo a todo aquello que puede contribuir a alejar el fantasma de la guerra.

Fuente de la imagen. Diez.hn