Freshly baked traditional bread

Azúcar para el cerebro

Dedicamos esfuerzos para mantener nuestro cuerpo en forma, saludable y estéticamente bonito, pero a veces olvidamos tener en cuenta las necesidades de nuestro cerebro. Dejamos de ingerir ciertos alimentos por miedo a engordar y lo que estamos haciendo es privarnos de un combustible imprescindible para la cabeza, como es el azúcar.

Está claro que una dieta variada y sana es beneficiosa a todos los niveles, pero vamos a ver en concreto la importancia de algunos alimentos en el correcto funcionamiento del cerebro. Y es que las células del cerebro, a diferencia de las del resto del cuerpo, no pueden transformar grasas y proteínas en glucosa para sobrevivir y funcionar. Por esto, bajar demasiado la ingesta de glúcidos e hidratos de carbono es peligroso porque nos faltará la energía necesaria para mantener un estado de ánimo óptimo y por ejemplo para adquirir nuevos conocimientos. Sí, el aprendizaje, la memoria, la concentración y el sistema nervioso necesitan unos niveles óptimos de glucosa.

En otras palabras, entre el 55 y 75% de la energía que necesitamos para funcionar ha de provenir de los glúcidos y sólo un 10% más o menos provenir de los glúcidos simples.

Recordemos que los alimentos ricos en glúcidos son los cereales, las legumbres, la pasta, la fibra y las patatas. Sin olvidar los derivados lácteos (menos el queso), las frutas y de que no conviene abusar de los alimentos dulces como bollería industrial y pasteles.

La próxima vez que  tomes el café de después de comer, en vez de pedir sacarina pide azúcar, así estarás alimentando a tu cerebro!  no solo estarás dando energía a tus músculos sino que estarás cuidando tu cabeza, estupendo. Aunque ya hablaremos en un próximo artículo de los beneficios del té verde, que sería una alternativa sanísima al café matutino y también muy interesante a la hora de proporcionar antioxidantes, imprescindibles para nuestra actividad cerebral. Cuidemos nuestra agudeza mental, llenos de energía!